Una gran Tierra nos espera

Cajatambo
Foto: Guillermo Ayala

Rumbo a Cajatambo hay muchísimos lugares para desconectarse del tiempo y contemplar la belleza de los paisajes que ofrece este viaje, la pureza de sus lagunas, los vientos estentóreos de las alturas y la aparición de gigantescos nevados desde los más altos parajes del camino. Aunque la carretera sea un fastidio, por las innumerables curvas, el terreno pedregoso y las mejoras pendientes, con una camioneta 4×4 y un buen estado de ánimo es posible disfrutar de la aventura.

Viajábamos de madrugada, una buena alternativa para soñar despiertos con la provincia de Cajatambo, esa tierra profunda enclavada en la sierra limeña a la que llegamos vía Oyón, punto ideal para un desayuno con jugos frescos, palta de chacra, panes calientitos recién salidos del horno pueblerino y un café natural recién pasado para seguir atentos a la llegada de Felipe Varela, más conocido como “El Chaski”, un comandante de aventuras que viaja tocando el pututo en cada nueva caminata, saludando a los Apus y a los guardianes invisibles de cada lugar, revalorando los caminos incas del Perú desde hace varios años e invitándonos a sentir la conexión con la Pachamama y el respeto por la naturaleza.

Cajatambo
Foto: Guillermo Ayala

Esta vez llegaba de trazar junto a su equipo de caminantes la ruta a pie de antiguos senderos incas, tramos del Qhapaq Ñan que se hayan en perfecto estado de conservación y que forman parte del Gran Camino Andino de Lima, un gran Corredor Ecoturístico que viene promoviendo el Gobierno Regional de Lima para fortalecer el turismo de esta zona y apoyar el crecimiento de los pueblos que lo componen. Son 7 provincias alto andinas y más de 22 distritos de la sierra de Lima que buscan todo lo mejor para sus comunidades, negocios y familias. Fue una caminata intensa de 360 kms la que iniciaron en Huancaya, evidenciando la unión de los caminos desde la provincia de Yauyos hasta Cajatambo, una travesía arriesgada que recorre gran parte de la sierra limeña, en la que realizaron algunas muestras para la puesta en valor del camino andino, de su riqueza natural y el potencial turístico de estas rutas ancestrales. Además hicieron un trabajo de reconocimiento de geo-referenciación con apoyo  de equipos para verificar recorridos y latitudes.

Cajatambo
Foto: Guillermo Ayala

LA COORDILLERA DE HUAYHUASH

Cajatambo
Foto: Guillermo Ayala

Ubicado a 343 kilómetros de la ciudad de Lima, a una altura de 3, 375 msnm, en las nacientes de la Cordillera de Huayhuash, Cajatambo nos conecta con un mundo de posibilidades viajeras y rutas naturales. Se puede visitar por ejemplo la Catarata Escalaría, Puaj Pajsa, Cuartel Pampa, la Comunidad Campesina de Huayapa o seguir las rutas secretas que conducen a las aguas termales Macanacota, Shucsha y Guñog. Un punto referencial sin duda es el mirador natural Cruz Punta, cerca al cerro San Cristóbal, desde el cual aparecen las siluetas de nevados imponente y sagrados.  Y entre las múltiples lagunas que rodean este valle montañoso, alcanzamos a contemplar la belleza de la laguna Tucto que encontramos en el camino a 4560msnm, y la laguna turquesa de Viconga, a 4400 msnm. Realmente maravillosas.

Cajatambo
Foto: Guillermo Ayala
Cajatambo
Foto: Guillermo Ayala

Los caminos que ofrece Huayhuash son impresionantes. Su cordillera une las regiones de Ancash, Lima y Huánuco, y sus trekkings exigen una previa aclimatación para estar a la altura de su naturaleza, a más de 4, 700 msnm, sin duda uno de los mejores circuitos de caminata que podemos encontrar.

Al día siguiente visitamos la Comunidad de Huayllapa, a 20 kilómetros de Cajatambo, un pueblo chiquito con gente muy simple y cientos de caminos a la redonda. Todavía conserva la arquitectura rural de sus casas y techos, aunque las maquinarias y el cemento también han hecho de las suyas. Es un pueblo de transiciones que enlaza a los viajeros con el siguiente destino de sus mapas. Desde aquí por ejemplo se puede enrumbar en caballo o a pie y conocer preciosos lugares a sólo 2 horas de distancia.

Cajatambo
Foto: Guillermo Ayala

Guiados por Leonardo Olave, experto viajero de estas tierras, cabalgamos por casi tres horas hacia lo más cerca que podamos estar del Yerupajá, la segunda montaña más alta del Perú (6634m.s.n.m.). Tras mucha adrenalina logramos llegar a una estancia de la comunidad desde la  cual pudimos descansar y quedar enganchados con toda esa flora silvestre llena de vida, con el sonido del agua pura que fluía directamente desde los nevados y un grupo sorprendido de animales que nos vigilaba extrañado. Una familia muy simpática estaba a cargo de cuidar el ganado de esas alturas durante todo el año. Luego le tocaría subir a otra familia. Así es la vida en Comunidad. Y ahí estábamos ante el gran nevado Yerupajá, iluminando la Cordillera de Huayhuash y todo a su alrededor, haciéndole honor a su nombre que en quechua significa “blanco amanecer”.

Cajatambo
Foto: Guillermo Ayala

Alejada del mundo ordinario esta Coordillera nos asegura un reencuentro memorable con la vida. La fauna silvestre y la paz que emiten sus cumbres hacen de este bello escenario un gran refugio natural.

Foto: Federico Cisneros
Paisaje hacia el Yerupajá
Foto: Federico Cisneros
Cajatambo
Foto: Guillermo Ayala
Anuncios

3 comentarios en “Una gran Tierra nos espera

  1. En el valle de la provincia limeña de Cajatambo, departamento de Lima, aún queda un espacio que el hombre no ha devastado, un espacio detenido en el tiempo, donde los animales recorren el territorio en libertad y sin presencia depredadora, donde la vegetación cubre la totalidad del área dejando marcado el sendero para que el visitante sólo atisbe sus maravillas desde lejos, donde la flora y fauna impregnan el ambiente con fragancias especiales, fantásticamente irradiando espectaculares colores iridiscentes, como resaltó el pintor cajatambino, Felipe Coronado Jiménez. Logrando plasmar en sus lienzos, y donde las aguas de los ríos caen formando impresionantes cataratas, convirtiendo la zona en el ansiado paraíso, no tocado por la civilización, aún libre de impacto ambiental, fuente perfecta para pasar unos días con la familia.

      1. No hay nada más revitalizador que experimentar el cambio de ciudad a naturaleza pura y a pocas horas de la ciudad de Cajatambo. Un desayuno con leche fresca recién ordeñada y un aromático y humeante sanguito que es el deleite de todos. Se trata de uno de esos matrimonios para toda la vida, la leche con su canchita, los quesos con su canchita, la leche cortada con su canchita. No cabe duda: en esta relación no existen cuidado, por que la cosa no es tan simple. Por esa razón, acudimos a nuestra santa tierra que nos viera nacer, unos de los sitios consagrados en el arte de los productos lácteos y la mejora del ganado vacuno desde décadas atrás, cuando llego la irrigación al entorno de Cajatambo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s