Huaraz, más cerca del cielo

CRÓNICA DE VIAJE

El Festival del Andinismo “Cordillera Blanca 2012” reunió durante una semana amantes de la naturaleza y los deportes extremos. El Callejón de Huaylas fue por esos días un destino magnético para cientos de viajeros en busca de aventuras; un genuino epicentro de acción y adrenalina.

Image

Para los caminantes del cielo, un viaje que promete penetrar los portales de la cordillera blanca y subir a un nevado tan especial como el Pastoruri – que respira y desaparece en cámara lenta-, es una oportunidad imperdible, un encuentro que nos acerca a las bondades de una Tierra asombrosa, fuerte como los andes y custodiada por ese nevado sagrado que llamamos Apu Huascarán.

Del 26 de junio al 1 de julio fueron días de puro movimiento, exhibiciones de parapente, Bmx y competencias de trekking, esquí, snowboarding, palestra y el Campeonato Nacional de Mountain Bike (Bicicleta de Montaña) en sus modalidades de Cross Country, Downhill y Free Ride. Tanto el grupo de ALDEA (Asociación Latinoamericana de Deportes de Aventura) como el equipo de SAVE THE RAJUS (Salvemos los Nevados), fueron los principales organizadores de este auténtico festival que promueve y difunde el turismo recreativo, ecológico, deportivo y de aventura.

Una de las propuestas más emocionantes de la semana fue el aclamado “Iron Chasqui”, una carrera Cross Country ida y vuelta desde el puente Urpay (a 3,500 mt.) hasta el paso de la cordillera negra “Punta Callán” (4,200 mt.), acabando en la Plaza de Armas de la ciudad (3,100 mt.). Lo más llamativo fue que gran parte de ella se realizó por un antiguo camino pre-inca, el cual se busca revalorar con este tipo de competencias. También se tenía pensado realizar el mismo día una carrera Triatlón, combinando escalada, trekking y downhill, desde la quebrada Llaca (4,300 mt.) hasta la cumbre del nevado Vallunaraju (5,768 mt.). Un recorrido inmenso de casi 35 km. Lamentablemente, al no contar con el apoyo de la Asociación de Guías de Montaña del Perú (AGMP), esta última prueba no se logró realizar. Esperemos que la suerte sea distinta en el futuro.

Días después seguían llegando grupos de destacados deportistas y periodistas peruanos e internacionales para unirse a esta gran fiesta que recién comenzaba. Al final tuvimos competidores que vinieron de Huaraz, Carhuaz, Yungay, Lunahuaná, Lima, Arequipa, Cusco, Pozuzo, Apurímac y más. También, participaron deportistas extranjeros procedentes de Suiza, Francia, EE.UU., Polonia, Ecuador, Argentina, entre otros.

Image

Recorrer sus caminos incas es una experiencia impresionante que nos reconecta con el gran espíritu de la naturaleza – algo así como un orgasmo para el alma-, una experiencia mística que te permite elevar la conciencia al contemplar la salida y puesta del sol, los paisajes que se van manifestando en el camino, o la luna y las estrellas que aparecen para iluminar la noche. Si caminar y explorar en bicicleta estas rutas es tan fascinante, imagínense qué sentiremos al volar entre sus cielos, o al lanzarnos bajo un parapente gigantesco hacia ese vacío de colores que sobrevuela los montes y las tierras fértiles del campo; madres de la humanidad.

En los altos del Cerro San Juan

Image

Volver a Huaraz siempre es un deleite espiritual cuando viajas con el corazón abierto, te invita a sentir el latido del viento desde las montañas. Así llegó el primer espectáculo aéreo del fin de semana, la primera foto paisajística que tomé de los cielos de Caraz, el afamado pueblo dulzura que nos brinda la oportunidad de enamorarnos para siempre. Y ahí estaba el experimentado canadiense Peter Chrzanowski, a 3,200 metros de altura, aguardando que los vientos estentóreos de la montaña lleguen para elevarlo. Mientras eso sucedía dos cerditos seguían comiendo muy concentrados sin levantar la cabeza. Unos metros más atrás una madre y su hija usaban el caño de agua para lavar al aire libre algunos trastes de la noche anterior.

Image

Estábamos a 2,000 metros de altura y la belleza de los paisajes naturales se había convertido en la mejor de las compañeras. Decidí acércame un poco más a una de las familias que estaban conversando por ahí, sorprendida ante la presencia de tantos extraños aguardando por los soplos del viento y el vuelo prometido de los hombres. Con la sencillez que caracteriza a los campesinos, una familia se animó a sonreír frente a la cámara, dejándose retratar al cabo de un rato.

Image

Minutos después un simpático grupo de niñas huaracinas, que también estaba a la expectativa del parapente de Peter, negociaron conmigo unos  minutos, hasta que finalmente pude congelarlas contemplando el horizonte. La ternura de sus voces y miradas me dejó con la sensación de que sus familias necesitan mucha ayuda en sus comunidades, tan preciosas pero a la vez tan alejadas del resto del Perú; tan desamparadas. A lo mejor más adelante encontremos formas de apoyarlos desde distintos sectores de la sociedad. Sería la voz que logremos ayudar y recordar más seguido a estos grupos aislados, pues sólo al hacerlo mejoraremos nuestra calidad humana y más que una marca, seremos un país unido.

Niñas de la Tierra_

Luego de varios minutos el aire comenzó a soplar y la exhibición recuperó protagonismo cuando el cuerpo de Peter salía impulsado hacia el vacío por las fuerzas del viento. Fue el comienzo de una serie de vuelos asombrosos, cuya altura nos había congregado al borde de una hermosa comunidad andina, que sobrevive por su cuenta en estos rincones del mundo.

Image

Cuatro participantes valientes salieron decididos a sumergirse en esa pintura de cielo, nubes y montañas que vibra de energía luminosa desde las alturas. La peruana Claudia Luque y el colombiano Andrés Sánchez también se fueron volando, pero esta vez lo hicieron juntos, en Tándem (vuelo de a dos), como curiosas criaturas humanas capaces de navegar en el espacio. Este modo de compartir el parapente con alguien es preciso para quien nunca ha volado solo, o para quienes prefieren acompañarse en medio del riesgo y la adrenalina. Ambas formas siempre resultarán atractivas para los turistas y otros viajeros del aire. Esa es la idea: mostrar las bondades de Huaraz, esa tierra sagrada desde la que hombres y mujeres son capaces de volar.

Image

Finalmente llegó el turno de Hubert Salas de la Asociación Peruana de Vuelo Libre (APVL), a quien conocí dos horas más tarde, ya en tierra firme, pues en el aire estos hombres con alas son casi irreconocibles. Y para él, la experiencia de vuelo en el Callejón de Huaylas fue demasiado alucinante. “Despegar y volar en frente de los nevados, ver los paisajes desde muy alto, desde otra perspectiva, son cosas que te hacen sentir muy privilegiado y te invitan a seguir haciéndolo. Desde el año 2005 estoy visitando el Callejón todos los años para disfrutar de volar en esta grandeza de la naturaleza y del calor de su gente”, comentó Salas días después vía Facebook.

Image

Como bien señaló Benquelo Morales, uno de los principales gestores de este gran movimiento cultural, turístico y deportivo, lo importante es que se convocó a turistas para que vuelen en parapente, en tándem, y hablen sobre la experiencia. “Aquí hay que agradecer a la municipalidad de Caraz, ya que dieron el transporte y la alimentación de todos, además de tener una muy buena disposición”, agregó.

Rumbo al mágico nevado de Pastoruri

Image

Al día siguiente, desde las cinco de la mañana, comenzamos a alistarnos para viajar en bus hacia las faldas del nevado más famoso de Huaraz. Una vez allá, abrigados con todo de los pies a la cabeza, comenzamos a trepar motivados por la reapertura del ingreso a Pastoruri, que sólo por este día especial fue abierto para todos los viajeros que habíamos llegado hasta aquí. Es el único momento del año en que podemos caminar sobre esa superficie blanca tan llena de luz, detenernos a observar la vida bajo el cielo cristalino de los nevados, fotografiar auténticas postales con otra visión del mundo, sentarnos a jugar con nuestros hijos, construir muñecos y bolas de nieve, o de repente subir hacia la cima del nevado para deslizarnos a velocidades cósmicas desde la pista de esquí y snowboard más alta del mundo.

Más cerca del Cielo

Ya desde arriba, con la indumentaria adecuada para resistir el frío y la humedad del nevado, después de haberla luchado algo más de una hora, comencé a sentirme más aclimatado e incluso capaz de seguir subiendo, o de permanecer a esa altura el resto del día. La tonalidad del cielo y los paisajes sublimes desde el nevado son realmente maravillosos, a cada lugar donde volteaba encontraba una vista panorámica tallada con magia y divinidad. Respirar esa calidad de oxígeno y transitar por los senderos de nieve ya era un verdadero sueño. Fluir como el viento sobre el esquí, o desde una tabla surfera de snowboard, realizar saltos, piruetas y acrobacias aéreas a esa altura, debe dejarte una increíble sensación de éxtasis inscrita en el corazón.

la chica del snowboard

Sin duda fue la competencia más alta del planeta, la más esperada por miles de turistas y obstinados seguidores de estos deportes extremos en la naturaleza, pues el Parque Nacional Huascarán está cerrado durante todo el año por un tema de protección ambiental y conservación, así que ésta es la ocasión perfecta para romper ese maleficio. Fue genial poder trepar otra vez el Pastoruri, apreciar las lagunas del camino, las superficies congeladas en el tiempo, los tristes retrocesos de la nieve y otras consecuencias del calentamiento global.

Image

A lo lejos una cueva de hielo me seducía para caminar hacia ella, quedarme en silencio en su interior, sentir su vibración, acariciarla y tomarle algunas fotos, pero el golpe de la altura y el cansancio me dejaron algo lejos de su alcance. Según todos los participantes, las circunstancias actuales del nevado fueron perfectas y prometían un gran despliegue técnico por parte de los deportistas. En palabras de Wally Valderrama, otro de los motores incondicionales en la producción y realización del Festival, “la nieve estuvo mejor que nunca”, y es que hace más de 20 años que no se daban unos escenarios tan oportunos.

Image

Mientras que para los peruanos fue extraordinario poder ser testigos de estas disciplinas en nuestro país, para los extranjeros practicar sus deportes de nieve favoritos a más de 5,000 metros de altura fue de verdad uno de los capítulos más fantásticos de sus vidas y visualmente, una de las competencias más atractivas del mundo. Los snowboarders y esquiadores no podían lucir más contentos esa mañana, a pesar de los contratiempos, la mayoría de ellos se llevó una verdadera experiencia fuera del tiempo.

Image

Logros y ausencias

Otro aspecto positivo de esta emotiva “Copa San Mateo”  fue la inclusión de este evento al calendario internacional de competencias de snowboard, además del buen trabajo conjunto entre PROMPERÚ y una organización huaracina que contribuyó a la realización de esta fiesta aventurera. Con el tiempo, se busca posicionarlo como el festival de deportes de aventura más alto del mundo.

“Hay que tener en cuenta que no había pasajes de Lima a Huaraz desde el martes anterior al evento. Fue un trabajo arduo de aproximadamente 6 meses, pero ahora podemos decir que fue todo un éxito”, comentó contento Benquelo Morales, quien tuvo esta genial iniciativa y, a cargo del grupo Save the Rajus, convocó desde el 2011 a María Luisa Abboud y a Wally Valderrama para tener un engranaje dinámico entre ambas ciudades. Vale mencionar que este evento se logró gracias al apoyo de las empresas privadas Cristal y Agua San Mateo, quienes donaron un monto total de 7, 500 soles para repartirse entre los ganadores de las competencias.

“De las instituciones públicas hay que agradecer de sobre manera a PROMPERÚ, también al Parque Nacional Huascarán por entender que lamentablemente el empresariado huaracino apoyó muy poco. Hay que rescatar a Grupo Ortiz, El Tambo Taberna, panadería Dulce Pan, entre otros. La municipalidad de Huaylas también se portó muy bien, pero la municipalidad de Recuay y Catac fue NULA. DIRCETUR no aportó y sólo nos ayudó un día con la gestión de una ambulancia. Aún peor el aporte de la municipalidad de Huaraz que fue mínimo. Sólo aportaron con algo de transporte y alimentación que se lo agradecemos pero es insignificante teniendo en cuenta el beneficio y el canon que tienen”, subrayó Morales.

Este  singular evento fue organizado por ALDEA, SAVE THE RAJUS y la Asociación de Guías de Montaña del Perú (AGMP). Según estadísticas del Parque Nacional, ingresaron un aproximado de 1,250 personas, entre los que tuvimos alrededor de 60 snowboards y 15 sobre los esquís. Participaron deportistas de Perú, Francia, Suiza, Canadá, USA, Austria, Argentina, Alemania y Australia. A pesar de las advertencias, muchos otros llegaron tarde y no pudieron competir.

Solamente una vez

 Image

Hace 7 años estaba prohibido subir al Pastoruri, ese templo de nieve con cuevas de hielo y majestuosos glaciares en su interior. Sin embargo, después de varios estudios que han profundizado en el tema de la des-glaciación, el Parque Nacional Huascarán anunció que sólo por motivo del Festival de Andinismo se podrá reanudar el ingreso al nevado. Una sincera bendición para todos los que subimos esa mañana tan llena de gracia.

Según estudios del Patronato del Museo de las Montañas Andinas, dirigido por el ingeniero especialista en glaciología Benjamín Morales Arnao, el glaciar de Pastoruri es el que menos retrocede en la Cordillera Blanca. “Por estar ubicados en los trópicos, nuestros glaciares retroceden un promedio de un metro anual, pero según las últimas mediciones el Pastoruri ha retrocedido en los últimos años un promedio de 2 metros anuales. Así mismo, está comprobado que este retroceso se debe al calentamiento global y NO al turismo responsable”, aclaró el experto en este tipo de exploraciones.

Cabe destacar que Morales fue el primero en defender la apertura de Pastoruri. Hace sólo un par de semanas mencionó en una exposición ambientalista, organizado por la oficina de glaciología, que los recursos de hielo no son sólo para estudiarlos sino para aprovecharlos de manera responsable, sobre todo en el ámbito del turismo. A través de su discurso propuso el Festival del Andinismo en la Cordillera Blanca como un ejemplo a seguir, logrando gracias a sus palabras e investigaciones el mutuo acuerdo de todos los panelistas.

Esta reapertura ha sido un logro admirable que necesitamos valorar. Así mismo, es importante crear espacios para informar y educar a los visitantes acerca de la realidad del cambio climático, a través del proyecto “La Ruta del Cambio Climático”, que busca crear conciencia acerca del calentamiento global y nuestra responsabilidad con el nevado y cuidado del ambiente.

Al final de este viaje

El último día fue el Tour Festival, evento donde se reunió en un mismo lugar las principales disciplinas de deportes de aventura posible. Desde temprano el público pudo apreciar escaladas en palestra, geniales saltos y piruetas en BMX y carreras de Free Ride en los alrededores de la montaña. Esto último fue organizado con el apoyo de la Municipalidad Distrital de Independencia. Así también se buscará la inclusión de este gran evento al calendario internacional de competencias de escalada en palestra.

Además de fomentar el turismo, la escena cultural de la ciudad también se vio bastante beneficiada, así pudimos encontrar durante la semana proyecciones de cine de montaña, exposiciones ecológicas, festivales gastronómicos y dos conciertos al aire libre para crear una atmósfera de fiesta desde el espíritu de la noche en el Valle de Huanchac.

Fue una muy buena clausura, con mucha convocatoria y conciertos de rock en vivo a cargo de los inmortales “Mojarras”, el grupo de rock y reggae fusión de Huaraz “Turmanyé” y la banda de rock experimental “Agítese antes de usar”. Se estima que acudieron algo más de 5,000 personas.

El Festival del Andinismo busca, además de difundir los atractivos ecoturísticos de la región y generar conciencia ambiental promoviendo su conservación, posicionar al Perú como sede ideal para la práctica de deportes extremos de montaña a nivel mundial. Para ello sigue los pasos de la recordada Semana del Andinismo, evento que durante los años ochentas y noventas se convirtió en emblema de los deportes de aventura en los Andes Peruanos”, refirió María Luisa Abboud Boughosn, del grupo Save the Rajus,.

De esta manera, el Festival del Andinismo Cordillera Blanca 2012  nos deja convencidos de su indispensable continuidad, así como de la belleza natural y cultural de la región Ancash, un destino turístico único que sigue sorprendiéndonos. Esperamos pronto obtenga el reconocimiento que merece, pues el Callejón de Huaylas es un lugar perfecto para estos fines, y sin duda seguirá atrayendo arriesgados deportistas de todo el mundo e incontables viajeros de la Tierra.

* Un Reportaje de: Luis Federico Cisneros

* Edición Fotográfica: Johanna Valcarcel

Anuncios

6 comentarios en “Huaraz, más cerca del cielo

  1. Ver estas impresionantes imagenes hacen que me sienta orgullosa de mi hermoso pais y sobretodo valorar mi tierra y empezar a hacer turismo ya! gracias por compartirlo. muy pero muy buenas fotos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s