La Magia del Círculo

 

¡La Fiesta del Circo regresó!

El Cuarto Festival Internacional del Círculo organizado por La Tarumba arrancó con buen brillo el pasado martes veinte de abril. Allá en Chorrillos la fiesta aguardaba bajo la inconfundible carpa de circo, ese espacio tarumbero que reúne a los amigos y a los amantes de las artes circenses. La noche de Inauguración de este Festival de Circo nos recibió con el corazón contento, en un ambiente muy agradable y sobrecogedor para los niños y familias que llegaron hasta aquí, misteriosamente hechizados por la magia del círculo.

 

Un Texto de Federico Cisneros / Artistas del Espacio

Fotografía: Difusión

El Último Hechizo

Perú abrió las puertas del Festival circense, presentándonos la más reciente producción de La Compañía “La Tarumba”, Hechicero, un cuento peruano que reúne alegres personajes y caballos de colores que dibujan poesía en sus movimientos mientras los acróbatas se deslizan, brincan, trepan, resucitan y brillan montados a caballo, desde lo imposible, desde lo aéreo; desde el alma y con el corazón en la mano en medio de sus maravillosas piruetas y pruebas de fuego, acompañados de una banda sonora que musicaliza cada instante de esta fiesta popular, revalorando las danzas peruanas, los códigos invisibles de nuestra cultura y a los protagonistas de la fiesta, los artistas de circo y los caballos con alas, que con elegancia y alegría nos envuelven en la narración de esta historia, llena de hechizos e imágenes poéticas que embellecen la vida de los espectadores y siembran armonía en medio de la noche. Animales, músicos y actores componen el universo de los hechizos, de las proezas y las hazañas que nacen momento a momento bajo la carpa del circo.

Las luces descienden y crean la atmósfera de una fiesta de trajes y caballos, colores y celebraciones entre los pobladores del campo que se reúnen para celebrar la boda que da inicio a la narración de Hechiero, un capítulo loco de la cultura popular de nuestro país que va cobrando vida en cada galope, en cada volantín y cada salto sobre los caballos mágicos que corren libres y felices alrededor del círculo, derramando belleza y coloreando el escenario que se transforma continuamente, mientras los músicos intervienen con el saxo, violines y tambores que le dan movimiento a cada escena y permiten el respiro de los jóvenes artistas que suben al caballo y se divierten entre piruetas amarillas y sensaciones de éxtasis en medio del pecho.

Al comienzo y al final de la obra un danzante entra y dibuja en el aire y en la tierra figuras que rebotan entre acrobacias y tijeras. Bailes que festejan, golpean y sacuden a la gente para despertarlos del silencio y la pasividad de sus tribunas y cajas de canchita. Para que se unan al aplauso y aprendan a latir contentos en cada una de las hazañas, celebrando la proeza y a los valientes que juegan con el ritmo y el peligro, sin dejarse caer en medio de la nada, venciendo las barreras del miedo y contagiando alegría en movimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s